Encefalopatía estática

La encefalopatía estática se define como un daño cerebral permanente o inmutable. Los efectos de su desarrollo dependen de la parte del cerebro involucrada y de la gravedad de los daños causados, entre los cuales se incluyen discapacidades como parálisis cerebral, problemas de aprendizaje, retraso mental, autismo, retrasos del habla, déficit de atención, problemas de audición y la visión, problemas motores orales.

La principal causa del desarrollo de discapacidades asociadas a la encefalopatía estática es el consumo de alcohol durante el embarazo. Muchas personas que fueron expuestas al alcohol prenatalmente sufren el Síndrome de alcohol fetal o los efectos del  alcoholismo fetal, condiciones estrechamente relacionadas con la encefalopatía estática. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el síndrome antes mencionado afecta a aproximadamente uno de cada 500 niños nacidos en Australia, Europa y América del Norte.

Cuando un bebé en desarrollo está expuesto al alcohol en el útero, cualquier área del cerebro corre el riesgo de sufrir daños. Por ejemplo, la encefalopatía estática puede involucrar al lóbulo frontal, que afecta el juicio y el control de los impulsos, así como a la membrana situada entre el cerebro izquierdo y el derecho, que afecta la capacidad de procesar información.

Algunas de las características neurológicas de personas con encefalopatía estática, que fueron expuestas prenatalmente al alcohol incluyen:

  • Fácil distracción y desorganización
  • Juicio pobre 
  • Dificultad con las matemáticas abstractas y la administración del dinero 
  • Dificultad para recordar cosas (memoria a corto plazo) 
  • Dificultad para recuperar información de la memoria 
  • Inmadurez emocional 
  • Incapacidad para controlar los impulsos 

La encefalopatía estática no siempre es evidente y puede ser mal diagnosticada o completamente desconocida por los padres, maestros y profesionales médicos, lo que provoca que los pacientes no reciban los servicios de intervención y de apoyo necesarios. Sin la identificación e intervención, estas personas están en alto riesgo de sufrir discapacidades secundarias, tales como:

  • Enfermedad mental 
  • Suspensión o expulsión de la escuela 
  • Problemas con la ley 
  • Victimización o la perpetración de abusos sexuales 
  • El abuso del alcohol u otras drogas 
  • Dificultad para lograr una vida independiente 
  • Dificultad para mantener el empleo 
  • Embarazo o paternidad temprana o no deseada

Los principales factores a tener en cuenta para la prevención de las discapacidades secundarias asociadas a la encefalopatía estática inducida por el alcohol son:

  • La identificación temprana 
  • La intervención temprana y los servicios de apoyo 
  • Ambiente familiar estable