Encefalopatía de Hashimoto


La tiroiditis de Hashimoto es la enfermedad tiroidea autoinmune que comúnmente  provoca el hipotiroidismo. Una condición muy poco frecuente asociada con la tiroiditis de Hashimoto es la encefalopatía de Hashimoto, definido como un trastorno neuroendocrino, en el cual los anticuerpos atacan a las neuronas del cerebro. Aunque la encefalopatía de Hashimoto es una condición bastante rara, es probable que hayan muchos más enfermos de los diagnosticados. Debido a que es poco conocida y sus síntomas son principalmente neurológicos, es fácil pasarla por alto o emitir un mal diagnóstico.

Algunos de los síntomas más comunes de la encefalopatía de Hashimoto incluyen la desorientación, psicosis, temblores, problemas de concentración y memoria, tirones en los músculos y la falta de coordinación, dolor de cabeza, parálisis parcial del lado derecho y problemas del habla. A veces, los pacientes son diagnosticados erróneamente, determinando que se trata de un accidente cerebrovascular o un caso de Alzeimer.

Esta enfermedad también puede aparecer en los adolescentes, quienes son más propensos a recibir el diagnóstico incorrecto. A diferencia de los pacientes adultos, los adolescentes presentan síntomas de confusión, alucinaciones y convulsiones, así como la caída en el rendimiento escolar y un deterioro cognitivo progresivo. En estos casos el personal médico debe evaluar los niveles de auto-anticuerpos tiroideos, incluso cuando las pruebas de función tiroidea sean normales.


El tratamiento primario para la encefalopatía de Hashimoto se basa en los corticosteroides orales, por ejemplo, la prednisona. Aunque se está en presencia de un trastorno recidivante, el uso de estos medicamentos puede mantener la condición bajo control en muchos pacientes.