Lesión cerebral anóxica


La cantidad de oxígeno adecuada es vital para el cerebro. Existen muchos factores que impiden la llegada de suficiente oxígeno al cerebro, y eso obviamente trae consecuencias. Cuando los niveles de oxígeno son significativamente más bajos durante cuatro minutos o más, las células cerebrales empiezan a morir y después de cinco minutos se puede producir una lesión cerebral anóxica permanente. La lesión cerebral anóxica, también llamada hipoxia cerebral, es una lesión grave y potencialmente mortal que puede causar problemas cognitivos y discapacidades. Algunas de estas lesiones se deben a la falta parcial de oxígeno; el término hipóxico significa falta parcial. Otros casos se deben a una falta total de oxígeno; el término anóxico significa falta total. Cuanto mayor sea la pérdida de oxígeno, más grave y amplia será la lesión.

La dependencia entre el cerebro y el oxígeno

La muerte de las células cerebrales interrumpe los impulsos electroquímicos del cerebro e interfiere con el rendimiento de los neurotransmisores. Estos mensajeros químicos transmiten mensajes dentro del cerebro y por tanto, regulan las funciones del cuerpo e influyen en el comportamiento. Por ejemplo, los neurotransmisores serotonina, dopamina y norepinefrina ayudan a regular los estados de ánimo, mientras que las endorfinas aumentan el placer, controlan el dolor y la acetilcolina desempeña un papel importante en la memoria.

Las causas de la lesión cerebral anóxica

Existen cuatro tipos de anoxia, pero todas pueden dañar gravemente al cerebro.

  1. Anoxia anémica. Esta forma de anoxia ocurre cuando la sangre no puede llevar suficiente oxígeno al cerebro. Algunas formas de enfermedad pulmonar pueden conducir a la insuficiente oxigenación de la sangre, ya que los pulmones no están procesando el oxígeno suficiente. Aunque el flujo de sangre al cerebro sigue siendo adecuado, no se recibe el oxígeno necesario para llevar a cabo las funciones vitales. Esto puede conducir al deterioro del estado general del paciente. La anemia crónica, la hemorragia aguda y el envenenamiento por monóxido de carbono pueden causar anoxia anémica.
  2. Anoxia tóxica. Esta forma de anoxia es causada por la presencia de toxinas en el sistema que impiden que el oxígeno de la sangre sea utilizado de manera eficiente. Por ejemplo, la intoxicación por monóxido de carbono puede causar anoxia tóxica.
  3. Anoxia por estancamiento. Esta condición también se conoce como lesiones hipoxico-isquémicas. Impide que llegue suficiente sangre rica en oxígeno al cerebro. Las apoplejías, la arritmia cardiaca o un paro cardiaco pueden causar anoxia por estancamiento.
  4. Anoxia anóxica. Esta condición se produce cuando no hay suficiente oxígeno en el aire como para que el cuerpo se beneficie. Puede ocurrir a altitudes elevadas.

Causas comunes de la anoxia

  • lesion-cereblarParo respiratorio
  • Choque eléctrico
  • Ahogamiento
  • Ataque al corazón
  • Tumores cerebrales
  • Arritmia cardíaca
  • Presión arterial extremadamente baja
  • Inhalación de monóxido de carbono
  • Intoxicación
  • Asfixia
  • Compresión de la tráquea
  • Condiciones respiratorias que interfieren con la respiración adecuada
  • Consumo de drogas ilegales

Los síntomas de una lesión cerebral anóxica

Por lo general, esta condición se iniciará con una pérdida de conciencia o estado de coma. El coma es semejante al sueño, pero la persona no se despierta al ser llamada o estimulada de alguna manera. Después del período inconsciente inicial la persona puede caer en un estado vegetativo persistente.

Si la persona recupera la conciencia completamente, entonces puede experimentar una amplia gama de síntomas que se asemejan a los síntomas que se observan después de un traumatismo craneal. El grado y tipo de los síntomas dependen del daño sufrido en el tejido cerebral y de la parte del cerebro donde se produjo la lesión.

Los problemas cognitivos resultantes de la anoxia

  • Pérdida de la memoria a corto plazo. La mayoría de los pacientes experimentan pérdida de memoria a corto plazo, por ejemplo la persona no puede recordar una información nueva que acaba de ser presentada. La parte del cerebro responsable de aprender nueva información es el hipocampo y resulta que es muy sensible a la falta de oxígeno.
  • Peor rendimiento en las funciones ejecutivas. Las funciones ejecutivas incluyen la toma de juicio, el razonamiento y procesamiento de la información. Una persona con anoxia puede llegar a ser impulsiva e indecisa, así como puede carecer de la capacidad para concentrarse o centrarse en más de una tarea.
  • Anomia. Este término se refiere a la dificultad para usar las palabras o procesar su significado. Esto a veces se traduce en el uso de la palabra opuesta a lo que se quiere expresar, por ejemplo la persona quiere decir “soleado” pero dice “nublado” en su lugar. Además las palabras comunes pueden no ser entendidas.
  • Alteraciones visuales. La persona con anoxia puede tener problemas para procesar información visual, para concentrarse o alcanzar un objeto. En raras ocasiones, esta condición causa ceguera cortical, es decir los ojos del paciente son normales, pero su cerebro no puede procesar la información visual y por tanto, no puede ver. Por extraño que parezca las personas con ceguera cortical pueden actuar como si pudieran ver, a pesar de ser incapaces de identificar objetos, colores o formas. Esto se debe a que la parte afectada del cerebro no puede identificar que está dañada.

Los problemas físicos resultante de la anoxia

  • La falta de coordinación. Esto se llama ataxia. La persona puede caminar de manera inestable, algo similar a una persona que ha bebido demasiado alcohol.
  • La incapacidad para realizar tareas comunes. Esto se conoce como apraxia. La persona puede ser incapaz de recordar la secuencia de tareas comunes, como cepillarse el cabello o beber de una taza.
  • Los trastornos del movimiento. El paciente puede experimentar espasticidad, rigidez y mioclonía (espasmos musculares), así como movimientos involuntarios, movimientos espasmódicos o temblores.
  • Tetraparesia. Se puede experimentar debilidad en las cuatro extremidades.
  • Dolores de cabeza. Una lesión cerebral anóxica también puede causar confusión, depresión, alucinaciones, delirios, cambios de personalidad e incapacidad para concentrarse.

El diagnóstico del daño cerebral anóxico


La pérdida de la conciencia es una emergencia médica, se debe llamar a una ambulancia si estamos con alguien que ha perdido el conocimiento. Si usted o alguien cercano está experimentando síntomas de lesión cerebral anóxica, no debe retrasar la búsqueda de atención médica. Problemas como las arritmias cardíacas pueden causar una falta de oxígeno en el cerebro significativa sin llegar a inducir una falta de conciencia. La persona simplemente puede sentirse extremadamente somnolienta o cansada.

Los exámenes de diagnóstico para el daño cerebral por anoxia incluyen:

  • RM (resonancia magnética), es considerada el estándar de oro para las pruebas de diagnóstico ya que produce imágenes detalladas de secciones transversales del cerebro por medio de ondas de radio e imanes.
  • TC o TAC (tomografía axial computarizada), este procedimiento utiliza rayos X para mostrar imágenes detalladas del interior del cerebro.
  • Las pruebas potenciales evalúan la respuesta del paciente a los estímulos visuales, auditivos y sensoriales. Se colocan electrodos en la cabeza del paciente para medir las ondas cerebrales y a continuación se presentan los diferentes estímulos.
  • EEG (electroencefalograma), los electrodos son colocados en la cabeza del paciente para medir la actividad eléctrica del cerebro.
  • Análisis de sangre especiales para determinanr el nivel de oxígeno en la sangre.

El pronóstico del daño cerebral anóxico

Recuperarse de un daño cerebral anóxico es difícil. Hay muchos factores que influyen en el grado y la velocidad de recuperación. La magnitud y el tipo de daño cerebral es un factor crítico, una lesión cerebral anóxica puede ser leve, moderada o severa. El tiempo que el paciente ha permanecido inconsciente o en coma, junto con la función normal recuperada en el primer mes de la lesión, puede indicar la posibilidad de recuperación a largo plazo. Las personas que han sufrido una lesión cerebral anóxica severa pueden permanecer en coma o estado vegetativo y sus posibilidades de recuperación pueden ser mínimas. Los casos de lesión cerebral anóxica moderada tienen un mejor resultado, pero la recuperación aún puede tardar meses o años. Las personas con lesiones leves generalmente se recuperan por completo o casi por completo y son capaces de vivir con normalidad, libre de síntomas.

El tratamiento de la lesión cerebral anóxica

El el tratamiento de la lesión cerebral por anoxia, el primer paso es tratar de identificar la causa de la lesión, solo así podrán tratarla exitosamente. Por ejemplo, si la falta de oxígeno se debe a un accidente cerebrovascular, la prioridad será aplicar un tratamiento para el accidente cerebrovascular. Si el problema se debe a una arritmia cardíaca, se tomarán medidas para regular y estabilizar el ritmo del corazón. Los esfuerzos para detener un mayor daño cerebral se pueden combinar con los tratamientos para la causa del problema. Se hará todo lo posible para restaurar la disponibilidad normal de oxígeno en el cerebro.

Se pueden administrar esteroides en un intento de reducir la hinchazón cerebral, ya que la inflamación también puede dañar al cerebro. Se pueden usar barbitúricos para reducir la actividad cerebral y favorecer la recuperación del tejido. A veces, las personas con una lesión cerebral por anoxia tienen convulsiones, así que se pueden administrar medicamentos anticonvulsivos para controlar este problema. En el caso de las convulsiones graves se pueden tratar con anestesia. En muchos casos, el paciente debe ser puesto en un ventilador durante la primera fase del tratamiento. Esto es alarmante para la familia, pero constituye una medida para asegurar el nivel adecuado de oxígeno en el cerebro y garantizar una posibilidad de recuperación.

Cuanto más tiempo una persona permanece inconsciente, mayor es la probabilidad de muerte cerebral. El equipo médico debe mantener a los miembros de la familia conscientes de lo que está pasando. Una vez que el paciente está estable y las lesiones que amenazan la vida han sido tratadas, corresponde la fase de rehabilitación. En general, las posibilidades de recuperación son mejores cuando la rehabilitación se puede iniciar con rapidez, sobre todo en personas de más de 25 años. Los músculos se atrofian más rápido cuando la persona permanece mucho tiempo en cama, por eso es importante iniciar el movimiento tan pronto como sea posible.

Durante la rehabilitación el paciente y su familia trabajarán con un equipo multidisciplinario que incluye médicos, enfermeras, terapeutas físicos y ocupacionales, para diseñar un programa individualizado capaz de devolverle el nivel máximo de función. La fase de rehabilitación puede incluir:

  • Terapia del lenguaje
  • Terapia física
  • Terapia ocupacional
  • Terapia recreativa
  • Entrenamiento con equipos de adaptación

El amor y el apoyo emocional son vitales para el paciente durante este tiempo. Por otra parte, el cuidado de una persona con lesión cerebral anóxica puede ser una experiencia física y emocionalmente agotadora. Si usted está cuidando a un ser querido con daño cerebral por anoxia, asegúrese de estar atendiendo también sus propias necesidades físicas y emocionales. Tener una red de apoyo es importante. No dude en pedirle ayuda a un hospital, centro de rehabilitación o a la familia.

Prevención del daño cerebral anóxico

La mejor manera de evadir los efectos a largo plazo de una lesión cerebral anóxica es evitar las lesiones por completo. Aunque los accidentes pueden ocurrir, hay algunos pasos que podemos seguir para reducir el riesgo de daño cerebral anóxico, en nosotros mismos y en nuestros seres queridos:

  • Asegúrese de que los niños menores de 3 años no están expuestos a riesgos de asfixia.
  • Mastique los alimentos lentamente y con cuidado.
  • Aprenda a nadar y asegúrese de que los niños pequeños no se queden solos en las áreas de piscina, bañeras o áreas en las que haya agua. Sólo se necesitan un par de pulgadas para que un niño que no puede nadar experimente un evento o amenaza de ahogamiento.
  • Aprenda procedimientos de resucitación cardiopulmonar.
  • Manténgase alejado de las fuentes eléctricas de alta tensión.
  • Instale detectores de monóxido de carbono en su casa.
  • No tome drogas ilegales ni abuse de los medicamentos recetados.
  • Mantenga su corazón saludable haciendo ejercicio regularmente, comiendo sano y obteniendo chequeos regulares. Controle su presión arterial.