Encefalopatía metabólica

La encefalopatía metabólica describe daños temporales o permanentes en el cerebro, que se producen cuando se deterioran seriamente los procesos metabólicos del organismo. La mayoría de los casos se producen cuando el hígado no puede actuar normalmente para eliminar las toxinas de la sangre.

Causas de la encefalopatía metabólica

La encefalopatía metabólica se produce durante alteraciones metabólicas importantes, después de algunos tipos de intoxicación y durante enfermedades como la cirrosis o la hepatitis, que afectan o detienen la función hepática.

También puede suceder durante algunas condiciones médicas que impiden una buena circulación de la sangre hacia el hígado. Estos problemas impiden que el hígado elimine las toxinas que se acumulan en la sangre como parte del metabolismo normal. Los altos niveles de estas toxinas temporal o permanentemente pueden dañar el cerebro, causando la encefalopatía metabólica.

Factores de riesgo

En las personas que ya tienen problemas hepáticos, el riesgo de padecer  encefalopatía metabólica se incrementa por:

  • Los niveles bajos de oxígeno en la sangre
  • Infecciones
  • Cirugía mayor
  • Cualquier enfermedad grave que cause cambios en la química del cuerpo o el metabolismo
  • Uso de ciertos medicamentos, como sedantes y narcóticos
  • Sangrado en los intestinos
  • Vómitos persistentes o diarreas que disminuyan los niveles de potasio en la sangre

La encefalopatía metabólica también afecta a personas sin problemas en el hígado, pero que sufren insuficiencia hepática repentina debido a una intoxicación, desequilibrios electrolíticos severos, o por otras razones.

Síntomas de la encefalopatía metabólica

Los síntomas de la encefalopatía metabólica incluyen:

  • Confusión o agitación 
  • Cambios en el comportamiento y la personalidad 
  • Falta de memoria 
  • Desorientación 
  • Insomnio 
  • Rigidez muscular 
  • Temblor, especialmente en las manos 
  • Dificultad para hablar 
  • Movimientos o convulsiones incontrolables 
  • Estupor o estado de coma

Estos problemas pueden desarrollarse con rapidez, pero todos pueden resolverse cuando se logra revertir la encefalopatía metabólica. Sin embargo, salvar a un paciente que ha caído en estado de coma es una tarea más compleja.

Diagnóstico de la encefalopatía metabólica

La encefalopatía metabólica es un problema muy serio que puede convertirse rápidamente en una emergencia médica, siempre se necesita hospitalización. Los médicos suelen realizar un examen físico detallado para evaluar la condición neurológica del paciente.

Los análisis de sangre muestran los niveles altos de amonio en sangre, entre otras anormalidades significativas relacionadas con la insuficiencia hepática y las posibles causas de la encefalopatía posterior. Un electroencefalograma  puede ser útil para determinar hasta qué punto se ve afectado el cerebro.

Tratamiento de la encefalopatía metabólica

Durante la hospitalización, el personal médico hará todo lo posible para erradicar los problemas que causaron la encefalopatía metabólica, esforzándose  para eliminar o neutralizar las toxinas que se han acumulado en la sangre. Para tratar la encefalopatía es necesario revertir el problema de fondo, pero eso no garantiza que no habrá daño cerebral residual si la condición es lo suficientemente severa o persistente como para causar daños permanentes.

Generalmente se prescribe una dieta baja en proteínas para equilibrar los niveles de amoníaco en la sangre, ya que el cuerpo crea amoníaco cuando metaboliza y utiliza las proteínas.

En los casos de encefalopatía metabólica debido a la insuficiencia hepática crónica, suele considerarse fuertemente la opción del trasplante de hígado.

Prevención de la encefalopatía metabólica

Un tratamiento temprano y adecuado de los problemas hepáticos puede prevenir la encefalopatía metabólica. Una persona que presente problemas en el hígado desde hace mucho tiempo debe consultar a su médico si presenta confusión o cualquier tipo de cambio en el comportamiento.