Síndrome de encefalopatía posterior reversible


El síndrome de encefalopatía posterior reversible, también conocido como encefalopatía hipertensiva o leucoencefalopatía posterior reversible, es un estado neurotóxico que ocurre debido a la incapacidad de la circulación posterior para autorregularse en respuesta a cambios agudos en la presión arterial.

El término encefalopatía posterior no es correcto del todo, ya que el síndrome puede implicar y extenderse más allá del cerebro posterior. Incluso algunos pacientes pueden progresar y desarrollar una lesión cerebral permanente, quedando con defectos neurológicos residuales.

Esta condición no se debe confundir con la encefalopatía hipertensiva crónica, también conocida como microangiopatía hipertensiva, una enfermedad que causa microhemorragias en los ganglios basales y el cerebelo.

Presentación clínica

Los pacientes suelen presentar dolor de cabeza, convulsiones, encefalopatía y / o alteración de la visión.

Patología

El síndrome puede ser precipitado por diversos entornos clínicos. El mecanismo no se entiende bien, pero se cree que está relacionado con alteraciones en la integridad de la barrera hematoencefálica. Se han propuesto dos teorías principales:


  • Presión arterial alta: conduce a la pérdida de la autorregulación e hiperperfusión con daño endotelial y edema vasogénico.
  • Disfunción endotelial: conduce a la vasoconstricción y la hipoperfusión que resulta en isquemia cerebral y edema vasogénico.

Etiología

  • escanner-cerebralHipertensión grave:
  • post-parto
  • eclampsia / preeclampsia
  • glomerulonefritis aguda
  • Síndrome urémico hemolítico (SUH)
  • Púrpura trombocitopénica trombótica
  • Lupus eritematoso sistémico (LES)
  • Toxicidad de los medicamentos
  • cisplatino
  • interferón
  • eritropoyetina
  • tacrolimus
  • ciclosporina
  • azatioprina
  • el uso de la L-asparaginasa
  • Trasplante de células de médula ósea o células madre
  • Sepsis
  • Hiperamonemia